Wesel

17.09.2020

St. Willibrordi Dom

Se tiene constancia de que entre los años 781 y 800 ya existía en este mismo lugar una pequeña iglesia de estilo Fachwerk o de entramado de madera. El templo de piedra fue construido en estilo románico en el siglo XII el cual fue ampliado y reformado con el tiempo hasta obtener su actual aspecto gótico. Originalmente la catedral estaba bajo el mando del monasterio de Echternach, lugar de enterramiento del misionero frisón Willibrord.

Con el paso del tiempo tanto la ciudad hanseática de Wesel como el Ducado de Kleve se convirtieron al movimiento reformista pasando a declararse protestantes. Poco a poco la ciudad se convirtió en un centro de iglesias reformadas gracias a la influencia de los refugiados religiosos. Hasta mediados del siglo XVII se conservaron los 30 altares católicos de su interior pero finalmente el mobiliario fue vendido tal y como ocurrió en muchas otras iglesias convertidas en templos protestantes.

De 1883 a 1896 la catedral fue renovada en estilo neo-gótico destacando el nuevo casco del campanario. Durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial el templo quedó destruido quedando en pie parte de los muros exteriores al contrario que el resto de edificios del Großes Markt los cuales fueron reducidos a escombros.

Tras la guerra se creó la Willibrordi-Dombauverein Wesel, una iniciativa ciudadana para la reconstrucción de la catedral la cual fue reconstruida siguiendo el diseño medieval original. Finalmente el templo fue completado en 1994.

St. Mariä Himmelfahrt Kirche

En 1291 se construyó un monasterio dominico en Wesel. Después de que las iglesias parroquiales de St. Willibrord y St. Nikolaus se convirtieron en templos calvinistas durante la Reforma protestante, el monasterio dominico y la Fraterherrenkirche St. Martin formaron el centro de la minoría católica. El monasterio fue disuelto en 1807 en tiempos del gobierno de Prusia.

La iglesia gótica fue reemplazada por una barroca en el siglo XVIII y una neo-gótica a principios del siglo XX. A excepción de la cripta y la torre, la iglesia fue destruida en la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, la torre tuvo que ser demolida debido al riesgo de colapso quedando el portal neo-gótico como el único recuerdo del antiguo templo ya que el resto del edificio fue construido al estilo de los años 50.

Berliner Tor

La Berliner Tor formó parte de la muralla de Wesel y fue construido por el arquitecto Jean de Bodt entre 1718 y 1722 en estilo barroco prusiano y renovada en 1791 y actualmente es la única puerta que queda de la antigua muralla. El edificio fue gravemente dañado durante la destrucción de la muralla y especialmente durante la Segunda Guerra Mundial.

Historisches Rathaus

El ayuntamiento de estilo gótico tardío flamenco fue construido entre 1455 y 1500.  Hasta la completa destrucción de la estructura original en la Segunda Guerra Mundial el edificio fue considerado uno de los monumentos arquitectónicos más importantes de Wesel y uno de los edificios más valiosos del período gótico en Renania.

La iniciativa ciudadana Historisches Rathaus Wesel eV ha estado recaudando dinero para la reconstrucción de la fachada del ayuntamiento histórico desde 2003. De 2010 a 2011 la fundación comunitaria Historisches Rathaus Wesel reconstruyó la fachada del antiguo ayuntamiento. Entre los años 2015 y 2017 se reconstruyeron las figuras faltantes en la fachada. Actualmente se busca la reconstrucción del resto de la estructura y del resto de edificios del Großes Markt.

Lutherhaus

El edificio fue construido en 1729 como una iglesia luterana. Debido a un conflicto entre los reformados y los luteranos en 1578 a estos últimos no se les permitió formar una comunidad propia. La comunidad luterana en Wesel se mantuvo sin templo hasta que en el siglo XVII la ciudad pasó a manos de Brandeburgo. Tras la llegada de nuevos funcionarios luteranos a la ciudad se habilitó un edificio como templo en 1608. Posteriormente la casa fue adquirida y convertida en la actual iglesia luterana o Lutherhaus. Durante la Segunda Guerra Mundial el edificio fue destruido quedando en pie los muros circundantes y el sótano abovedado. Tras la guerra el templo fue reconstruido siguiendo el diseño exterior original.