Emmerich am Rhein

15.06.2021

La última ciudad alemana a orillas del Rin cuenta con varios atractivos turísticos además de una gran variedad hostelera entre bares, restaurantes y cafés en el centro de la ciudad con vistas al Rin. El casco histórico fue completamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial pero por suerte la mayoría de sus monumentos fueron reconstruidos y han recuperado su esplendor junto a algunas viejos edificios que se salvaron de las bombas en Steinstraße.

Uno de sus monumentos más destacados es la St. Martini Kirche, un bello templo gótico y románico situado al final del paseo del Rin a orillas del propio río. En el interior se encuentra una inmensa colección de arte sacro de todo tipo desde pinturas murales, esculturas, imágenes, etc.

Cerca de la anterior iglesia se encuentran el ayuntamiento y la iglesia evangelica.

El ayuntamiento fue completamente destruido durante la Segunda Guerra Mundial siendo reconstruido en un estilo más sencillo al anterior con cierto aire neogótico. Frente al ayuntamiento se encuentra la Christuskirche construida entre 1690 y 1715 con ciertas características holandesas.

Al otro lado del casco antiguo se encuentra el monumento prusiano a los caídos en las guerras del siglo XIX construido en 1913.

Finalmente, a unos pocos metros, se encuentra la St. Aldegundis Kirche de estilo gótico. Su impresionante interior alberga diversas obras de arte. El casco de la torre fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial y durante la reconstrucción del templo fue sustituido por una corona formada por pináculos creados en 1967 por Waldemar Kuhn.

En las afueras de la ciudad se encuentra el inmenso puente que conecta las ciudades de Emmerich y Kleve el cual está considerado como el puente colgante más largo de Alemania. El puente de color rojo recuerda al famoso puente Golden Gate de la ciudad de San Francisco en los Estados Unidos. Desde el Rheinpromenade se obtienen unas bonitas vistas del puente el cual se extiende tras la St. Martini Kirche.

En los alrededores de la ciudad se puede disfrutar de la naturaleza en un paisaje en el que predominan las llanuras al este y las colinas al oeste.