de-Bocholt

23.07.2018

Cuando entramos a Münsterland por el Bajo Rin nos encontramos con Bocholt, una ciudad donde la arquitectura industrial abunda por todas partes debido a su relación con la industria textil en el pasado siglo siendo de las pocas poblaciones de Münsterland que fueron masivamente industrializadas, pero por suerte hoy en día es una ciudad verde llena de monumentos y rincones para pasear y pasar un buen día en una ciudad entre lo cosmopolita y lo rural.

Tras la industrialización y las dos guerras mundiales Bocholt perdió su casco histórico pero la ciudad a sabido mezclar el pasado y el presente en un centro urbano donde encontramos desde históricas iglesias como las St-Georg-Kirche, Liebfrauenkirche o la conocida como Christuskirche o iglesia evangélica, además del ayuntamiento histórico de la ciudad de estilo renacentista holandés, el cual se ha convertido en símbolo de esta. 

El centro de la ciudad es atravesado por el Bocholter Aa junto al cual se puede disfrutar de tranquilos paseos a través de sus puentes o dirigirse junto al río hasta el lago conocido como Aasee, un extenso lago artificial donde pasar la tarde rodeado de naturaleza y donde darse un baño en su playa artificial al llegar el verano.

A pocos pasos del centro se encuentra el nuevo ayuntamiento de estilo industrial junto al cual descansan dos segmentos del Muro de Berlín.