Hamminkeln

09.03.2020

La pequeña ciudad está situada en la frontera entre el Bajo Rin y Münsterland pero, desde el punto de vista histórico, los diferentes distritos que forman el municipio se encuentran divididos entre las dos regiones. Hamminkeln es uno de esos destinos que no aparecen en los mapas pero que esconden bellos rincones y hermosos paisajes.

En el centro se hayan todos los monumentos de la ciudad, destacando entre todos ellos el molino de viento Weßling con su delgada y elegante silueta y cuyas cuatro aspas son hoy el símbolo de la pequeña población.

A pocos pasos del molino se encuentra la pequeña parte antigua del pueblo cuyas calles se tiñen de rosa en marzo al florecer los árboles que se suceden uno tras otro atravesando el casco antiguo. El primer monumento que encontramos es la vieja iglesia evangélica la cual es la iglesia más antigua del pueblo siendo construida entre los siglos XI y XII. Al otro lado del casco antiguo se encuentra la St. Maria Himmelfahrt Kirche, una iglesia católica de estilo neo-gótico construida a finales del siglo XIX en ladrillo rojo. Entre las dos iglesias se encuentran varias casas antiguas de diferentes estilos.